Web Site del Archivo
Archivo Histórico
Provincial de Huesca
C/ Canellas, 2
22001 Huesca
Teléfono: 974 239 880
Fax: 974 239 881

Cuadro de clasificación

Archivo Histórico Provincial de Huesca > ARCHIVOS PÚBLICOS > De la Fe Pública > Notariales

1. Área de identificación

1.1. Código de referencia

ES/AHPHU

1.2. Título

Protocolos notariales de la provincia de Huesca

1.3. Fecha(s)

1365-1909

1.4. Nivel

Fondo

1.5 Volumen y soporte de la unidad de descripción

12250 unidades de instalación

2. Área de contexto

2.1 Nombre del o de los productor(es)

2.2. Historia institucional / Reseña biográfica

El nacimiento de la institución notarial en Aragón puede datarse hacia la mitad del siglo XII. Según los estudios realizados, los notarios habrían dejado de ser en esas fechas meros redactores de la fe pública. Su función era autentificar los actos y contratos celebrados ante ellos y extender documentos que hicieran prueba en los negocios jurídicos a que se referían dichos actos. La primera regulación aragonesa conocida de la función notarial se encuentraen la Compilación de los Fueros de Aragón aprobada por las Cortes de Huesca en 1247 e inspirada por el obispo Vidal de Canellas. Las Cortes de Aragón celebradas desde esa fecha hasta su supresión a principios delsiglo XVIII aprobaron distintos fueros referentes a la institución notarial y regularon diversos aspectos tales como el acceso al notariado, las formalidades del documento público y su valor probatorio, los aranceles, la demarcación, el protocolo notarial y su custodia.
En Aragón existieron dos clases de notarios: de número y reales. Los notarios de número estaban adscritos a una localidad y su número no podía sobrepasar el marcado en las distintas épocas y para las diferentes ciudades o villas. Para la ciudad de Huesca Jaime II aprobó en 1307 el número de veinte notarios. Los notarios reales, aunque con residencia en una localidad determinada, podían autorizar escrituras en todo el Reino de Aragón. Había además notarios eclesiásticos, cuyas notas seguramente se conservan en los archivos de la Iglesia y han llegado solo como excepción a los de protocolos o a los históricos provinciales.
En la actualidad la institución se rige por la Ley del Notariado de 28 de mayo de 1862 y disposiciones complementarias.

2.3. Historia archivística

Varios fueros de Cortes se ocuparon en Aragón de la custodia de los protocolos notariales. Las Cortes de Monzón de 1510 dispusieron que fuera el hijo, nieto o yerno de notario o, en su defecto, otro notario de la localidad, quien se hiciera cargo de las notas del notario fallecido. Las de Tarazona de 1592 encomendaban las notas al juez ordinario en caso de no existir los parientes citados.
La Ley del Notariado de 28 de mayo de 1862 creó un archivo general de escrituras públicas en cada Audiencia al que los notarios debían remitir los protocolos de más de 25 años de fecha. El Decreto de 8 de enero de 1869 dispuso finalmente que tales archivos no se formaran en las Audiencias sino en los distritos notariales y que los protocolos pasaran a esos archivos al cumplir los 30 años de antigüedad.
Por Decreto de 12 de noviembre de 1931 de los Ministerios de Justicia y de Instrucción Pública quedó regulada la entrega a los Archivos Históricos Provinciales de los protocolos notariales de más de cien años de antigüedad. La provincia de Huesca se dividía en la fecha de la norma citada en ocho distritos notariales: Huesca, Barbastro, Benabarre, Boltaña, Fraga, Jaca, Sariñena y Tamarite. En 1933 el Archivo recibió los protocolos notariales centenarios del distrito de Huesca y en 1935 los de Barbastro. La guerra civil interrumpió la recepción de protocolos y ocasionó la pérdida en el transcurso de la misma de los correspondientes a los distritos de Benabarre, Boltaña, Fraga, Sariñena y Tamarite; en Barbastro se perdieron también los protocolos fechados entre 1835 y1935, que no se habían enviado al Archivo de Huesca por no alcanzar los cien años de antigüedad. En 1942 se recibieron los protocolos de Jaca. En 1987 el Ministerio de Cultura adquirió para el Archivo algo más de un centenar de volúmenes del distrito de Boltaña que se conservaban en Guaso.
En la actualidad, los notarios archiveros de los distritos de Huesca y Jaca transfieren con regularidad sus protocolos al cumplir los cien años.

2.4. Forma de ingreso

Transferencia

3. Área de contenido y estructura

3.1. Alcance y contenido

Los protocolos notariales son los registros de las escrituras autorizadas por los notarios. En ellos se guarda el original o matriz de los documentos ordenados cronológicamente.
La distribución geográfica de los protocolos notariales que se conservan en el archivo es, en cifras aproximadas, la siguiente: Distrito de Huesca: 5.600 protocolos; Distrito de Barbastro. 2.800 protocolos; Distrito de Jaca: 3.650 protocolos; Distrito de Boltaña: 127 protocolos.
Respecto a las fechas de los documentos, hay un pequeño número de protocolos del siglo XIV pero sólo se han conservado regularmente desde el segundo tercio del siglo XV. Los protocolos más modernos tienen cien años de antigüedad.
Además de protocolos notariales se conservan algunos formularios de los siglos XIV al XVIII.
Algunos documentos se guardan separados de los protocolos por razones de conservación, por ejemplo, planos y dibujos, o documentos en pergamino que servían de encuadernación a los volúmenes, en su mayoría fragmentos de códices con notación musical.

3.3. Nuevos ingresos

Fondo abierto a nuevas transferencias

3.4. Organización

Los protocolos notariales se ordenaron, siguiendo las instrucciones de 1933, por distritos notariales y, dentro de cada uno de ellos, por localidades. En cada localidad se ordenaron los protocolos por notarios, comenzando por el más antiguo y reseñando los volúmenes por orden cronológico. Esta ordenación no es estricta, ya que al ir identificando nuevos protocolos se numeraron a continuación de los ya registrados, lo que no resulta inconveniente para su localización y consulta.
Por otra parte, entre 1985 y 1988 se realizó una revisión completa del fondo, como tarea previa a su microfilmación. En primer lugar se cotejaron los protocolos con el inventario topográfico y se corrigieron errores en la atribución de notarios, fechas o lugares. Además se incorporaron a su correspondiente volumen, después de identificarlos, numerosos fragmentos o cuadernillos que se encontraban sueltos, y se registraron, como resultado de la revisión, 738 nuevos protocolos que se guardaban en cajas, mezclados con fragmentos y con copias notariales.

4. Área de condiciones de acceso y utilización

4.1. Condiciones de acceso

Acceso libre. Existen restricciones para el acceso a documentos mal conservados.

4.3. Lengua/escritura de los documentos

Español

4.4. Características físicas y requisitos técnicos

El estado de conservación es bueno en términos generales. Algunas unidades presentan roturas, dobleces, arrugas, zonas perdidas, daños por roedores, insectos o microorganismos, tintas ferrogálicas, daños por metralla, reblandecimiento del papel. Se van restaurando los documentos afectados.

4.5. Instrumentos de descripción

Indices alfabético de notarios, geográfico y cronológico; registro topográfico.
El inventario geográfico y las bases de datos anotan un máximo de tres localidades para los notarios reales, que podían autorizar escrituras en todo el Reino de Aragón; conviene realizar consultas por otras localidades próximas a la que se busca.

5. Área de documentación asociada

5.2. Existencia y localización de copias

Están microfilmados todos los protocolos hasta el año 1904 inclusive. La microfilmación se llevó a cabo en dos fases: la primera, por convenio del Ministerio de Cultura con la Sociedad Genealógica de Utah, se realizó entre los años 1985 y1992 y comprende 11.899 volúmenes datados entre 1365 y 1890; la segunda, realizada por el Gobierno de Aragón, comprende los protocolos fechados entre 1891 y 1904.
Los negativos de cámara se guardan en el archivo de seguridad del Servicio de Reproducción de Documentos de la Subdirección General de Archivos Estatales. El Archivo Histórico Provincial cuenta con una copia de las películas que suman tres millones y medio de fotogramas.

5.3. Unidades de descripción relacionadas

En el Archivo: entre los fondos procedentes del Monasterio de Sigena se conserva un protocolo de 1591 (signatura S-000042).

En otros archivos: guardan un pequeño número de protocolos notariales de la provincia de Huesca los archivos municipales de Adahuesca, Albelda, Alcolea de Cinca, Almudévar, Ansó, Arén, Barbastro, Castejón de Monegros, Fraga, Huesca, La Sotonera (Bolea) y Panticosa, los archivos catedralicios de Huesca, Jaca y Lérida, el archivo diocesano de Huesca, archivos privados de las localidades de Fonz, Labuerda, Panticosa y Sádaba, el Archivo Histórico Nacional y el de Corona de Aragón, los archivos históricos provinciales de Lérida y Zaragoza, los archivos de protocolos de Zaragoza y de la Almunia de Doña Godina, el Archivo de las Cortes de Aragón y la Biblioteca Pública de Huesca en su sección de manuscritos.

7. Área de control de la descripción

7.2 Reglas o normas

AHPHU